¿QUE PASA CON LOS POLITICOS DE SAN ISIDRO EN LA CUARENTENA?

Hora 60

Los referentes políticos de los distintos espacios de San Isidro atraviesan la cuarentena cada uno desde un lugar particular. La oposición brilla por su ausencia y en medio de una crisis sanitaria y económica local sin precedentes nadie acerca propuestas para atravesar este momento. En este contexto, el intendente Gustavo Posse renueva su imagen y toma aire tras 20 años como jefe comunal.

El rol de Gustavo Posse. El intendente logró superar una prueba de fuego en el contexto de pandemia. Con el fracaso de un sistema de salud municipal pauperrimo trabajó con dos ejes claros: consolidar su protección mediática en los canales de televisión y la operación de prensa sobre los remates de deudores de ABL que le permitieron correr el eje de los casos de infectados de San Isidro y la falta de insumos en los hospitales municipales. Como si nada hubiera pasado con el coronavirus, Posse encabezó la gestión de crisis con mucha preocupación por la situación local pero quedó bien parado. Incluso, la semana pasada realizó un video de preguntas de vecinos que tuvo que ser levantado a 12 minutos de comienzo: los vecinos que participaron genuinamente superaron a los usuarios enviados por el oficialismo y las quejas y reclamos al intendente hicieron que se cortara la comunicación rápidamente, para convertirlo en un verdadero papelón.

El Frente de Todos en el que no quedó nadie. Por sobre el rol de Posse, el Frente de Todos de San Isidro desapareció por completo. Fernanda Miño, con su cargo nacional, se esfumó de la escena política local y en el marco de la pandemia nadie sabe que pasa con la referente de La Cava. Como si esto fuera poco, Federico Gelay -el otro nombre del espacio local- continuó con su trabajo en el sector privado por completo: sin cargo en el gobierno de la Provincia ni en la Nación, sin presencia en San Isidro tras las elecciones y sin concejales que lo acompañen en la diaria, el empresario gastronómico volvió a su empresa y se desatendió por completo de la política sanisidrense: en seis meses pasó de ser segundo en el orden municipal, a quedar primero en el rubro de las pastas.

El fin del vecinalismo. Otro de los espacios que se desintegró en la pandemia fue el vecinalismo de Convocación Cívica. Con Carlos Castellano apenas pidiendo que los vecinos le compren a los vecinos para ayudarse mutuamente, la nota la dio Marcos Hilding Ohlsson. El hombre de Convocación por San Isidro ya se desconectó oficialmente del pago chico y ahora hace campaña plena por su nuevo partido nacional: en pleno tiempo de Covid-19 invita a los vecinos a sumarse «Uni2 Argentina». Por ahora, solo para la gente de Capital Federal.

Sin dudas que son tiempos de rarezas los que se viven. La incertidumbre es la que prima en la mayoría de los vecinos y los políticos no son la excepción. Ante la duda, ninguno hace nada y solo el intendente resalta -con muy poco- para consolidar su figura política de acá en adelante. Habrá que repensar el San Isidro del futuro y esperar que esto cambie -con nuevas figuras- o la hegemonía Posse seguirá sin crisis que los alcance.

Next Post

DURA CRITICA AL PROTOCOLO DE ABORTO EN TIEMPOS DE COVID-19 EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES

La Provincia de Buenos Aires dio a conocer un Protocolo Para la Atención Integral de Personas con Derecho a Interrumpir el Embarazo y el Acceso a Métodos Anticonceptivos en el Marco de la Pandemia por Coronavirus. Por ello, mediante un comunicado la organización +Vida que preside Raúl Magnasco asegura que […]

Suscribite