septiembre 17, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

EXCLUSIVO: CÓMO ES LA JUGADA DE POSSE PARA EVITAR LA PASO EN SAN ISIDRO

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, planteó una estrategia para no afrontar una primaria contra el candidato de Juntos por el Cambio en San Isidro, Ramón Lanús. Mediatización de su figura, planteos políticos absurdos y presión a los dirigentes nacionales y provinciales para que desbanquen al ex titular del AABE.

De un tiempo a esta parte, todo lo que dice Posse se replica fuertemente en los medios. Sean locales, provinciales o nacionales, cualquier mensaje que el intendente de San Isidro esboza es replicado por los medios que cobran directamente del municipio de San Isidro. En ese sentido, la pauta publicitaria de Posse hoy se convirtió en su principal fortaleza política: tras la derrota del radicalismo en el marzo pasado, el alcalde quedó extremadamente debilitado en términos políticos y solo con dinero logra un posicionamiento superior a la derrota.

Pero como si esto fuera poco, Posse buscó esta última semana un planteo extremadamente absurdo: primero habló de ir a una PASO encabezando él la representación del radicalismo. Esa idea fue rápidamente abortada por propios y extraños: el hijo de Melchor no tiene hoy ninguna capacidad para encabezar un espacio que represente al radicalismo ni provincial (perdió la interna) ni nacional (todos los radicales de peso apoyan a Maximiliano Abad). En ese sentido, como segundo punto igualmente ridículo, en las últimas horas confirmó a en una nota en La Noticia Web que «será candidato a diputado».

Es sabido que por estas horas la interna de Juntos por el Cambio deja mucha tela para cortar y el problema máximo son las listas y los lugares. Entonces cabe preguntarse, ¿qué lugar tiene reservado el espacio opositor para el intendente? Ninguno. Posse no forma parte de los planes de acción de nadie para encabezar una lista en el próximo septiembre. De hecho, el propio Posse fue quien históricamente rechazó lugares en las listas de diputados para hacer prevalecer su rol de intendente. Y esta no es la excepción. La única posibilidad que tiene Posse al día de hoy es un lugar perdido en la lista. Ni cabeza, ni lugar de jerarquía.

¿Y por qué dice lo que dice entonces? La respuesta a esta pregunta es lineal. Posse -y su contaminado entorno- cree que ante la falta de lugares en las listas, el proclamarse como candidato y forzar su lugar le da posibilidades de negociar con los dirigentes de peso de la coalición. ¿Y que quiere negociar? El pago chico. El entorno de Posse está convencido que para que Posse no se presente como candidato y libere su supuesto lugar tienen que sacarle a Ramón Lanús de la competencia local. Sí: el intendente piensa que si sigue forzando mediáticamente su candidatura -inexistente por el momento- podrá dar de baja la primaria contra Lanús. Muy democrático, por cierto.

Mientras en el possismo ya se empieza a dudar cada vez más del futuro político del intendente, más de uno empieza a verlo de reojo en la política nacional y provincial. El escenario 2021 para Juntos por el Cambio no da lugar para los personajes de tan poca confianza como él. Sus apariciones mediáticas con planteos absurdos responden solo a la lógica de mantener su reinado. Habrá que ver quien lo compra y cuanto pagan porque hoy el intendente vale cada vez menos.