julio 31, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

CRUCE VIVONA- KAMBOURIAN: LOS ERRORES DEL SENADOR

El fin de semana se vivió un extraño cruce tuittero entre el senador provincial Luis Vivona y el médico militante de Juntos por el Cambio, Carlos Kambourian. La polémica se dio en el marco del vacunatorio VIP y la acusación del hombre de la salud contra el Municipio de Malvinas, que el hombre de la Legislatura no dejó pasar.

Todo comenzó cuando Kambourian tuiteó una foto de la vicegobernadora Veronica Magario con el intendente de Malvinas, Leonardo Nardini, en el marco de la vacunación en el distrito. Ante eso, Luis Vivona salió al cruce acusándolo de mala fe, pidiéndole explicaciones sobre su paso por la gestión de Pilar (el doctor fue parte del gobierno de Nicolas Ducoté) y exponiendo sus supuestas sus intenciones políticas desde la localidad de Tortuguitas.

Pero por sobre eso hay tres cuestiones para analizar y que marcan los errores de Vivona en este cruce.

Lo primero es la trascendencia que el senador le dio al médico. En tiempo de redes sociales contestar cada una de las cuestiones que parten desde una imprecisión o una mentira se convertiría en algo eterno. No se entiende por qué Vivona -con su experiencia y trayectoria- subió al ring a una persona como Kambourian: le dio visibilidad, le dio su respuesta y sobre le dio entidad sobre algo que no tuvo ningún sentido. Y en paralelo expuso que no hay ningún nombre propio en el municipio que pueda ser el vocero de estas cuestiones.

Lo segundo a tener en cuenta es el resultado. Si uno percibe las cuestiones numéricas fue el doble de efectivo el mensaje de Kambourian que la respuesta de Vivona. Apenas 102 personas replicaron el mensaje del hombre de Malvinas Argentinas -con toda la estructura municipal por detrás- contra los 271 que difundieron el mensaje del médico. Incluso 599 suscribieron un me gusta a la versión del profesional de la salud y apenas 172 hicieron lo propio con el senador.

Y lo tercero y último es el desconocimiento total del escenario donde se confrontó. Haber aceptado entrar en ese barro le arrojó una dura derrota a Vivona. Solo los medios pagos por el municipio se hicieron eco de su respuesta y la ubicaron en la constitución de un mensaje épico: nada más alejado de la realidad. Y ese desconocimiento es, tal vez, el error más grave: el mundo digital y la política en redes sociales se impone a cualquier estrategia de respuesta sobre las personas físicas. Sin ir más lejos, probablemente las personas que se hacen eco del mensaje de Vivona sean más humanos que las que lo hacen por parte de Kambourian. Pero en el mundo digital la presencia física es relativa. Y en esa línea Vivona cometió un grosero error al hacerse parte de un mundo que tal vez no le sea propio y en el cual nadie le garantizó efectividad. Actuó en el debate digital como si fuera un debate parlamentario y salió perdiendo.

Esos tres puntos constituyen tal vez los errores más grandes del ex candidato a intendente de Malvinas Argentinas en su cruce con Kambourian. Subió al ring a un desconocido, perdió en los números y demostró un desconocimiento total del escenario digital para la política actual.

Se dejará para otra oportunidad la lectura política de la contestación del dirigente al médico. En esta oportunidad solo vale mostrar los errores de la respuesta y el cruce tuitero.

VIVONA Y SU USO DE TWITTER. Nadie guia al senador a ser un buen político digital