VOLVER AL PAIS: UNA ODISEA DE GILES – Por Gabriel Bosso

Hora 60

¿Por qué nos cuesta tanto a los argentinos ser normales? ¿Qué nos lleva a tomar decisiones a medias tintas, no ser resolutivos, o tirar falsas medidas al aire siempre tratando de hacer política?

En enero decidimos con mi esposa irnos una semana de vacaciones a Miami. Acordamos en nuestros trabajos las fechas correspondientes, de acuerdo a nuestros compromisos, y decidimos sacar los pasajes. Todo perfectamente planificado. Vuelos, estadía, alquiler de auto, gastos de comida y ocio. Un presupuesto bien armado para no tener riesgo alguno. En el medio, empieza a tomar fuerza la crisis mundial por el Covid-19 (Coronavirus). Europa entra en catástrofe. Ponen sus esfuerzos al máximo para que no suceda lo peor, pero sucede igual. En Argentina… bien, gracias. «Lo esperamos para el invierno» dice el Ministro de Salud. Se toma a la ligera y la información no es del todo clara.

Llega el día de irnos. Lunes 9 de Marzo por la noche. Todo era alegría y emoción. Llegamos a nuestro destino al día siguiente por la mañana, retiramos el auto y fuimos hacia nuestro hospedaje. De camino hicimos unas compras en el supermercado y nos decidimos a disfrutar esos 6 días que teníamos por delante. Es el 10 de Marzo.

Resulta que el día 11 de Marzo todo en Argentina cambió. Se cerraron aeropuertos y todo tipo de fronteras. Nadie podía entrar. La incertidumbre y las malas decisiones políticas ponían en jaque nuestro regreso. Latam, nuestra aerolínea, nos suspende la vuelta sin dar ningún tipo de explicación. Y ahora, ¿qué hacemos? Los WhatsApp con mensajes de todo tipo nos empiezan a llegar. Entramos en tiempos apocalípticos. No teníamos respuesta de ninguna índole por parte de nadie. Así pasamos nuestra semana de «descanso». Acá, nuestro Presidente, decía públicamente que Aerolíneas Argentinas iba a repatriar a todos. Falso. Mentira.

En el Consulado argentino en Miami nos decían que no había prioridades, ni vuelos, ni nada para los argentinos. «Usen la tarjeta de crédito» nos decían los empleados consulares. Estábamos abandonados por nuestro propio país, estado, gobierno o como quieran llamarlo. Nadie daba respuestas.

Latam decide reprogramarnos el regreso vía Perú. Eran 2 días posteriores a nuestra vuelta original. Bueno. Algo es algo. A todo esto, discusiones telefónicas y en el aeropuerto con Latam; ya que ellos seguían vendiendo pasajes pero a $6000 (dólares) por pasajero. ¿Había lugar para volver o no? Estafadores. Mientras tanto, Aerolíneas Argentinas cancelaba sus propios vuelos y, los de repatriación, se vendían a $800 (dólares) sin fecha cierta de regreso. Latam nos vuelve a cancelar.

Durante esa semana el Presidente y el Ministro de Salud dicen que la situación es grave y van a extremar los controles. ¿No esperábamos esto para el invierno? Ineptos.

Para ir concluyendo con mi relato, debo contar que estuve una semana de más en Miami, con mi esposa e hijo de 1 año y medio. El presupuesto armado se convirtió en una deuda alta en la tarjeta y ya no fue tan agradable el paseo programado. Una vez más, la política argentina nos caga. Como siempre lo hace.

Para finalizar les dejo esta perlita. No hay ni un solo control en el Aeropuerto de Ezeiza.

¿Tanto nos cuesta a los argentinos ser normales? Somos un país desastroso, ahora encima atacado por una pandemia china.

En unos meses, cuando todo esto pase, volvamos al supermercado de la vuelta a hacer las compras… es chino.

¡Acá no pasó nada!

Next Post

LA ECONOMIA POPULAR GARANTIZA ABASTECIMIENTO A LOS VECINOS

Se trata de una iniciativa dividida por regiones que busca que la gente no salga de sus casas y pueda comprar mercaderías y productos de pequeños productores y comercializadores. La iniciativa es acompañada por la Subsecretaria de Economia Popular de la Provincia de Buenos Aires. La Región Norte tiene sus […]

Suscribite