UN AÑO DE LA NUEVA CGT: ¿QUIEN ES RICARGO LOVAGLIO?

Hora 60

«Estamos donde tenemos que estar» versa la frase que acompaña el logo de la Confederación General de Trabajo (CGT) en su seccional de la Zona Norte. La Regional logró su normalización hace poco más de un año y desde ese comienzo con la asunción de Ricardo Lovaglio se buscó darle una nueva identidad. ¿Mensaje para algunos ese nuevo slogan?¿Quien es el titular a cargo de este proceso?

Ricardo Lovaglio, de perfil peronista tradicional, asumió siendo parte de los ferroviarios. De larga militancia en la Unión Ferroviaria, logró que Sergio Sassia lo acompañara en la regularización de la CGT . Incluso citó a Perón en su primera presentación bajo la frase «Trabajadores, unanse», en alusión a la dificultad que portaba la región para normalizar a la Central.Con este paso adelante, Lovaglio consolidó su estrategia para la nueva central obrera: buscó en su par de SETIA, Fernando Ruarte, la organización necesaria para ordenar la central de trabajadores en medio del gobierno de Mauricio Macri y con un contexto por demás hostil para los trabajadores de varios sectores.

La nueva presencia de la CGT. Desde su asunción participó en los diversos conflictos de los trabajadores con sus empleadores: Alijor, Banco Cetelem, Unilever y Bed Time entre otros lo encontraron a Lovaglio y miembros de la CGT en la escena de los conflictos. Desde otro lugar, en época de pandemia realizó una de las campañas con más presencia en la Región Norte: ollas populares, desinfección de lugares de concurrencia masiva, entrega de barbijos y recorridas por barrios carenciados de la zona norte fueron las actividades que tuvieron el marco de la CGT.

La herencia de Jose Luis Casares. En este marco, Lovaglio reemplazó a «su hermano político» en la CGT Zona Norte. Sin embargo, la impronta de Casares al frente de la Central no contó con una gran gestión de cara a los trabajadores. El hombre de los docentes privados se caracterizó por usar el rol institucional para un trabajo personal: consolidó vinculos con los municipios, se acercó a la iglesia y afrontó un proceso de más trabajos políticos que gremiales. Incluso, ya fuera de la CGT Casares reforzó un vinculo personal con Gustavo Posse en San Isidro quien lo piensa en algún lugar de la polémica Universidad Scalabrini Ortiz de San Isidro.

El pasado que hizo historia. El 4 de septiembre es considerado un día histórico para los ferroviarios. Es que ese dia en 1998 se llegó al punto máximo de un conflicto que comenzó en julio y que tuvo a los guardas del ramal mitre con un reclamo por mayor seguridad de la empresa TBA. Al no tener respuesta, decidieron una medida de fuerzas: no fiscalizar boletos de los pasajeros. Ante este escenario, la empresa despidió a 11 trabajadores y los trabajadores ferroviarios decidieron continuar con su medida hasta atender el reclamo. En esa oportunidad, Lovaglio estuvo en primera fila y formó parte de los incidentes que se produjeron en la estación de San Isidro con la policía que intentaba cortar el reclamo.

El trabajo silencioso. Por fuera de la actividad gremial, Lovaglio se ocupa del apoyo de un centro educativo y de contención en la provincia de Santiago del Estero. Como una función solidaria, el ferroviario viaja a llevar donaciones y aportes para una comunidad que sufre imperiosas necesidades

Next Post

EN LA CAVA, PIDEN QUE GENDARMERIA VUELVA A ENTRAR AL BARRIO

Distintas organizaciones del barrio La Cava elevaron un petitorio con más de 1500 firmas de vecinos para que las fuerzas nacionales vuelvan a ingresar a los pasillos para cuidar a los vecinos. Luego de varias semanas sin ingresos, la comunidad se organizó para que vuelva la presencia de seguridad y […]

Suscribite