enero 21, 2022

HORA 60

Lo importante, el contenido

PEGARSE A ZAMORA, LA NUEVA ESTRATEGIA DEL MASSISMO EN TIGRE

El municipio de Tigre continua viviendo sus veranos de unidad plena. Tras la confirmación de la lista única para el próximo 12 de septiembre y la posterior nominación de Fernando Mantelli como presidente del Honorable Concejo Deliberante todo parece color de rosas. Sin embargo, la reconstrucción de lazos de las fuerzas del Frente de Todos va con pasos suaves y -todavía- con un poco de desconfianza.

Que el zamorismo y el massismo estén unidos no quiere decir nada. O mucho si uno analiza el pasado cercano. El solo hecho de recordar el desgaste y el avance político que ejercía Sergio Massa y Malena Galmarini sobre Julio Zamora demuestran que ese proceso no será fácil de olvidar.

De hecho, mientras en todos los sectores de Tigre se hablaba de la idea de destitución, el intendente volvió a ponerse firme y demostrar que pase lo que pase la decisión final pasa por él. Este proceso del 2021 no es novedoso. Ya lo vivió en el 2019, donde Zamora cosechó la primera victoria sobre Sergio Massa y lo repitió este año. Dos jugados, dos ganados. Sin embargo, la madre de las batallas será en el 2023. Y hay quienes dicen que no hay dos sin tres. Y para eso el massismo no quiere volver a verse como el perdedor del distrito y elaboró un sugestivo cambio de estrategia.

En Tigre, lo que ayer eran quejas hoy son elogios, lo que ayer eran medidas criticadas hoy son apoyadas y lo que fueron enfrentamientos ahora son amistades. O eso parece. La explicación de esto se debe exclusivamente a la decisión interna del Frente Renovador: tras haber fracasado en su segundo intento de quebrar al intendente desde el massismo/malenismo ya definieron pegarse cien por ciento a la figura del jefe comunal. No quieren enfrentarlo más y creen que esa es la situación que les permitirá avanzar realmente sobre el municipio.

Cabe recordar que hasta esta determinación, Malena realizaba una agenda paralela en Tigre mientras que Massa se reunía con cuanto funcionario trabajaba para Zamora. Esa idea de hostigamiento, persecución y molestia llegó a su final. Desde este mes del 2021 la idea clara es acompañar a Julio, sumarse a su figura y pegarse lo máximo que se pueda a él: los números del distrito marcan su buena imagen, su consolidación política y su desarrollo personal y el masssimo lo reconoce. Aunque no lo diga.

Por eso es que el futuro cercano de Tigre seguirá siendo una incógnita. Dependerá de Zamora y su equipo ver cómo manejar esa unidad. Massa y Malena ya aceptaron su rol y se pegaran 18 meses a lo que suceda con el jefe comunal: su imagen, su política y sus formas serán acompañadas. Quedará en el alcalde manejar la situación. Hoy hay paz, mañana no se sabe.