NICOLAS RODRIGUEZ SAA DIPUTADO: RECONOCIMIENTO A LA MILITANCIA

Hora 60

Argentina es un país donde las cosas no se llaman por su nombre. Un ñoqui puede ser diputado, pero no un representante del Pueblo. Un acomodado puede tener la banca, pero no el lugar de una minoría. La rosca no es militancia. Para no perder la esperanza, de vez en cuando el país de la Injusticia recobra una coherencia chiquita, pero justa.

Muchos años de militante. Luego de muchos años, finalmente un militante llega a ocupar una de las responsabilidades máximas que un ciudadano puede tener en el orden institucional y democrático. Nicolás Rodríguez Saa no utilizó, como hacen muchos, su apellido. Tampoco hizo uso de los trampolines que la vida le puso delante. Su jura como diputado nacional es el reconocimiento que el Pueblo de la primera sección le ha otorgado a su militancia meritoria y su compromiso con los postergados.

Su carrera hacia la meta. Abogado de la UBA, inició sus pasos como cualquiera, en un estudio privado pagando su derecho de piso. Conoció la educación privada, también. Con el claro objetivo de involucrarse en la gestión Pública algún día, se formó en la diplomatura en Contratos de Obra e Infraestructura del Estado, en la Universidad Austral.

La gestión de Jose C Paz. Su salto a la política se dio en José C. Paz, donde todavía sigue. Allí, se convirtió en asesor legal de la Municipalidad y colaboró en la campaña de Ishii gobernador. Años importantes, donde comprendió que hay que aportar lo que se puede y siempre estar dispuesto.

Punto alto de Ishii. Jugador de toda la cancha, está donde se lo precisa. Supo destacarse en la diaria de José C. Paz, tanto en la gestión como el trato con el vecino. El congreso tampoco le es ajeno, tuvo su oportunidad allí como asesor de la cámara. Siempre dentro de su materia, lo Legal, ejerció tareas de asesor en la Cancillería y el SENASA, como parte del programa BID.

Representante puntano en Baires. Lejos de hacer uso y abuso de su apellido, mal tan arraigado en los políticos argentinos, siempre estuvo para servir a los suyos. Por pedido de su tío, se hizo cargo de la Casa de San Luis dándole una nueva impronta y frescura. De esta tarea se alejo cuando entendió el difícil contexto que atravesaba San Luis en 2017 y formó parte de la heroica del peronismo puntano. El mismo año cumplió en este aspecto al presentar en la lista de una tímida y poco atractiva Unidad Ciudadana para un joven con dicho recorrido y gran futuro. Su reconocimiento llegó por el pago chico, convirtiéndose al año siguiente en director del área en la que comenzó en José C. Paz.

El próximo desafío. Hoy las extrañas formas del peronismo y la política argentina hicieron posibles que este cuadro militante-tecnocrata tenga la oportunidad de devolverle al peronismo sus sentidos más primarios. Quizá, acto divino, está tarea le llega en su mejor momento, a la espera de un hijo, enfocado en la difícil tarea que hay por delante y con la experiencia más que necesaria.

La responsabilidad es grande, al igual que la esperanza de cada voto que lo llevó donde está.

Next Post

2DO ENCUENTRO NACIONAL #NIUNPIBEMENOSPORLADROGA

El sábado pasado tuvo lugar el segundo Encuentro Nacional de Ni un Pibe Menos por la Droga en la sede de San Fernando de la Universidad Nacional de San Fernando. Al encuentro asistieron más de 800 personas de 17 provincias. La apertura del evento estuvo coordinada por Luciano Alvarez, Alejandro […]

Suscribite