septiembre 29, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

NARDINI PROCESADO: ¿ESTA LA MANO DE CARIGLINO POR DETRÁS?

La Sala II de la Cámara Federal de San Martín confirmó el procesamiento al intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini. El jefe comunal había sido procesado por el delito de fraude a la administración pública en diciembre de 2019 en una causa vinculada a su paso por la UDAI Anses del distrito, previo a ser intendente.

Si bien es cierto que la confirmación de la Cámara no fue sorpresiva, la decisión que firmaron los jueces Alberto Lugones, Marcos Morán y Nestor Barral abrió paso a la especulación política de integrantes del distrito.

En ese sentido, el ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesus Cariglino, tiene aceitados vínculos con magistrados de esa Cámara y más de uno reconoce que podría existir su presencia en esta confirmación del procesamiento a Nardini. Para el mundo judicial, los Tribunales de San Martín son permeables políticamente y es sabido que Cariglino conserva una presencia contundente en ellos.

Sin ir más lejos, Nestor Barral fue uno de los jueces que accedió a la terna de la Cámara por sus vínculos con el gobierno de Cambiemos del 2015 al 2019. En ese nombre radica una fortaleza con el ex alcalde: Cariglino habría acompañado fuertemente su llegada a cubrir la postulación en la Cámara y desde ese ese entonces el agradecimiento se hace presente.

El otro nombre con vinculación amarilla es Marcos Morán: el juez ha tenido diversas recusaciones en distintas causas por sus vínculos con el gobierno de Maria Eugenia Vidal y Mauricio Macri. Una de las más importantes fue el planteo de recusación de los vecinos que se oponían al funcionamiento del Aeropuerto de El Palomar. Ya para ese entonces, Morán garantizaba el funcionamiento de los vuelos nocturnos por pedidos políticos desestimando las prohibiciones que se habían establecido en la Corte Provincial.

El tercer nombre de la Cámara es tal vez el más lejano al poder del cariglinismo. Alberto Lugones es una persona que tiene mayor cercanía al gobierno nacional y provincial pero en un esquema de tres jueces mucho no puede hacer.

Habrá que ver cómo sigue el tema. Mientras se avanza en el camino judicial hay que tener claro una realidad: el poder de 20 años de intendente no se acaba de un momento a otro. Y los vínculos con la Justicia, tampoco.