MAXI ABAD, EL HOMBRE QUE PODRIA COMENZAR LA JUBILACION DE POSSE

Hora 60

El radicalismo volvió con todo a la provincia de Buenos Aires. En plena pandemia comenzó a pensar su elección interna (aparentemente en el mes de octubre) y la confirmación de la formula Maximiliado Abad-Erica Revilla suma semana a semana el acompañamiento de nombres propios fuertes.

Incluso, la semana pasada una solicitada titulada «Los radicales de la Provincia asumimos nuestro compromiso con el futuro» sumó la firma de una cantidad importante de nombres propios nacionales del radicalismo. Como si fuera poco, los encuentros virtuales con gobernadores y hombres fuertes de la política radical son un paso adelante para el espacio. Además, hay quienes aseguran que en los próximos días crecerá ese apoyo y se espera a Gerardo Morales (gobernador de Jujuy), Mario Negri (diputado de Cordoba) y Luis Naidenoff (senador) para acompañar al legislador bonaerense y la intendente de General Arenales.

Con este contexto, la posición del alcalde de San Isidro comienza a complicarse. Reconocida su voluntad por ir por el radicalismo en este 2020, Posse atraviesa el primer freno a esa avanzada: la presencia de tantos dirigentes del otro lado le hacen repensar la estrategia y su idea de «afiliación masiva» (confirmaron 3000 supuestos nuevos afiliados en las últimas horas) no estaría encontrando sustento frente a lo que surge del otro lado. Frente a esta situación, algunos empiezan a pensar que lo mejor sería dejar pasar la elección interna para no tener una derrota sobre los hombros. En esa línea, Federico Storani y Martin Lousteau -ambos apoyo de Posse- comenzarían a ver con buenos ojos empezar a pensar una lista de unidad. Incluso opina Emilio Monzó quien gratis podría anotarse una derrota en caso de enfrentarse a Abad.

Sin dudas que la elección del radicalismo permitirá reconfigurar la oposición. El comité bonaerense que desarrollaba Daniel Salvador fue muy criticado por Posse de un tiempo a esta parte y la unidad podría no encajar. En ese escenario, Abad, como hombre del ex gobernador, tendría un cuerpo de ventaja sobre Posse. De avanzar en esta línea, el alcalde atravesaría la primera derrota fuerte de su curriculum político y se daría el primer paso para su futuro: una jubilación política, o en el mejor de los casos el cumplimiento de la ley Melchor; retirarse de San Isidro sin mucha más gloria política que lo que pasa entre las Calles Uruguay y Paraná. Todo depende de Abad.

Next Post

APTA SOLIDARIA: PONE A DISPOSICION UNA QUINTA PARA PACIENTES CON COVID

La Asociación del Personal Técnico Aeronáutico fue convocada por las autoridades del distrito bonaerense de Merlo para solicitarle el uso de su Quinta 11 de enero. Allí quedarán aisladas las personas que tengan síntomas de COVID-19. “Nuestra institución, como es su deber solidario ante la crisis sanitaria que padece nuestro […]

Suscribite