diciembre 6, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

«LA TERRITORIAL», UNA POBRE IDEA DE CERNADAS Y DELFINO

El concejal de Tigre, Segundo Cernadas y el subsecretario de la Ciudad, Lucas Delfino fueron los más eufóricos con el lanzamiento de «La Territorial», el nuevo espacio bonaerense que quedó mal parado tras la presentación oficial.

Si uno piensa una mala idea de la oposición rápidamente debe considerar la creación de «La Territorial» como una de ellas. El lanzamiento del nuevo espacio dentro de Juntos por el Cambio buscó generar idea de presencia en el territorio pero expuso lo contrario: todos los convocados son nombres propios que han tenido serias dificultades electorales y políticas en sus distritos.

Salvo el caso de Alex Campbell, el diputado siempre cercano a la construcción del vidalismo, el resto de los integrantes sufre críticas constantes. Sin ir más lejos, tras concluida la reunión desde distintos sectores de Juntos por el Cambio expresaron diferencias con este armado y ya se trabaja para desarmarlo.

El origen del mismo recayó en dos nombres propios con serias dificultades en el esquema actual de Juntos por el Cambio: Segundo Cernadas y Lucas Delfino.

Respecto al primero es sabido que el concejal de Tigre busca renovar su banca pero no tiene consenso para dar cuenta de ello. Incluso muchos consideran que el ciclo Cernadas está agotado y solo su vinculo parental con Patricia Bullrich parece habilitarle la discusión política local: en más de 5 años en la política local es magra la gestión del actor. Si la oposición quiere gobernar en Tigre debe pensar en otro nombre propio desde las próximas elecciones en adelante.

En el caso de Delfino la situación también es preocupante para lo que viene. Si bien es subsecretario del Gobierno de la Ciudad, hay muchos que ya le cortaron el boleto en su desarrollo político. Habiendo sido Subsecretario de Asuntos Municipales de la Nación no consolidó el armado que el larretismo necesitaría para un proyecto provincial. En esa línea hoy no hay un volumen de nombres propios de Juntos por el Cambio del interior que hablen con Delfino. Además, en el propio larretismo aseguran que «los gobernadores no le atienden un telefono, ni saben quien es».

El lanzamiento de La Territorial no fue para nada bueno. Más allá de una cobertura mediática de baja monta el espacio se vio como fuego amigo y cayó mal. Los nombres propios de Cernadas y Delfino deberán hacerse cargo y asimilar que este no es el camino: si quieren lugares en la política deben ganárselo con acciones y no con presiones. Ni con operaciones de medios.