junio 13, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

INTERNAS DE CONVOCACION SAN ISIDRO: ¿POR QUE ES «CANTADO» QUE GANA RIGANTI?

El partido vecinalista de San Isidro, Convocación, comienza sus elecciones internas que se desarrollarán del 23 al 29 de marzo (o 24 al 30 dependiendo a que referente del espacio se lea). En las mismas supuestamente definirán lo que ya todos saben: quien encabezará la lista de concejales para la elección legislativa 2021.

Catalina Riganti será la ganadora de la elección interna de Convocación por San Isidro. La actual concejal quedará primera en la nómina y buscará de este modo la reelección en el legislativo local. Por supuesto que adelantar este resultado no demuestra ninguna capacidad sino que solo expone una obviedad: curiosamente el método tan elogiado por el partido local siempre ha obtenido los resultados más convenientes para el espacio y nunca hubieron sorpresas.

Solo pensar en las obvias victorias internas de Marcos Hilding Ohlsson o Manuel Abella Nazar demuestran que este método de elección no sirve. La inminente victoria de Catalina Riganti vuelve a exponer a las claras que el método de elección de sus candidatos no es útil para la vida política de un espacio: la alternancia es solamente digitada por quienes consideran que es lo útil para el partido.

Ante esto se pueden analizar los motivos que llevan a la elección de Riganti como ganadora. Lo primero tiene que ver con la necesidad de la quintilliza de encabezar la lista a legisladores del Partido, en la elección general del 2021. Riganti ocupa la plaza de mujer indispensable para cualquier acuerdo: sea uno o dos de un posible arreglo con Carlos Castellano la paridad es la cuota que cumple a la regla Riganti.

Lo segundo tiene que ver con las corrientes internas. Nicolas Hersch es ninguneado en el espacio y la conducción actual no lo dejaría encabezar jamás una elección de medio término. Cuestiones generacionales, celos internos o críticas a su ambición serían el límite para que el hombre sea uno en la lista.

Lo tercero tiene que ver con la desconfianza propia del espacio. En ese sentido, Riganti es representa lo más propio del espacio. Candidatos como Daniel Solignac o Elba Andrei que son apoyados por Maria Feldtmann de Maurette generan desconfianza y no serían considerados «propios» a la hora de definir la elección.

¿El resto? Solo Pablo Gianferro disputaría un lugar con convicción. El vecino de Villa Adelina -que ya se sentó en el HCD sanisidrense- podría direccionar los votos para su lado. Pero como se dijera, la cabeza de lista hombre acotaría la posibilidad de acuerdos del partido para el futuro cercano.

Mientras el espacio continua defendiendo el insólito sistema de votación interna, la política local necesita otra cosa. Jactarse de republicanismo cuando el proceso electoral interno solamente direcciona intenciones partidarias no es otra cosa que mantener un relato. San Isidro necesita una disputa de poder real y no ficticio. Requiere de candidatos firmes y consolidados. Y de proyectos contundentes y no organizaciones similares a espacios no gubernamentales. Si Convocación está dispuesto, habrá que ir por ello, caso contrario continúen con sus internas.