INTERNA ZAMORA-MALENA, PRIMER ROCE DEL 2020

Hora 60

El intendente de Tigre y la cabeza de Aysa vuelven a tener cruces en el territorio. La entrega de viviendas del Procear en el distrito fue la última prueba que la cuestión sigue tensa entre ambas partes.

La relación cordial. La relación entre Julio Zamora y Sergio Massa se terminó de quebrar en el cierre de listas del 2019. Luego de esa fecha, con los vaivenes de aquel junio, el intendente de Tigre definió su relación con el ahora presidente de la Cámara de Diputados y su mujer como «cordial» y «sin rispideces». Sin embargo fue claro cuando expresó que eran facciones políticas distintas, toda vez que él era el presidente del PJ local y ellos formaban parte del Frente Renovador. Aquella entrevista, concedida a Clarín fue uno de los puntos que más molestia generó en el massismo en general y en el malenismo en particular.

El primer conflicto 2020. El año no arrancó con una tónica diferente al cierre del 2019. La visita de la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, para la entrega de viviendas del PROCEAR evidenció las diferencias entre las partes quienes no compartieron mucho tiempo juntos, se saludaron friamente e incluso generaron dos comunicaciones distintas para la misma actividad, en una clara demostración que el trabajo conjunto parece complicado.

El Concejo Deliberante. Con todo este escenario el HCD local quedó en desventaja para el zamorismo. Incluso, a fines del año pasado, el malenismo junto con Cambiemos amagaron con no dar quorum para tratar el presupuesto y la fiscal impositiva 2020. Luego de conversaciones la situación se revirtió y se logró darle los instrumentos al jefe comunal. Sin embargo hay un grupo muy sólido que responde directamente a Malena y esta conformado por Micaela Ferraro, Mayra Mariani, Javier Forlenza, Rodrigo Alvarez, Verónica Caamaño y Fernando Mantelli, que junto con la oposición de Cambiemos complican el desarrollo del oficialismo local.

El rol de Malena y AYSA. En todo este escenario hay quienes dicen que la designación de Malena Galmarini en AYSA no fue casualidad. Tigre es uno de los distritos que necesita conexión de cloacas y agua potable en el 80 por ciento de su territorio y el puesto clave para lograrlo es la posición de la hija de Fernando Galmarini. En ese sentido, Zamora había prometido en el 2016 completar el 100 por ciento de conexión para el 2019, quedando totalmente imposibilitado de lograrlo. En este sentido, con la voluntad de Malena, el distrito podrá avanzar en dicha conexión pero tendrá que reconocer el costo político que esto suceda: el desembarco de Malena Galmarini y sus aspiraciones de hacerse con la intendencia que alguna vez ocupó su marido.

Next Post

LAS POLICIAS LOCALES SON FUNDAMENTALES PARA LA SEGURIDAD DE LOS BONAERESNES - Por Matias Lobos*

El debate en torno a que hacer con las policías locales en un territorio tan extenso y poblado, con niveles altos de heterogeneidad social y demográfica, nos debe hacer reflexionar sobre ventajas y desventajas de un modelo basado en la centralización política, operativa y organizacional de la fuerza policial; frente […]

Suscribite