diciembre 7, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

INSOLITO: EL FRENTE DE TODOS DE SAN ISIDRO HACE CAMPAÑA SIN EL 1 DE LA LISTA

El Frente de Todos de San Isidro atraviesa uno de los momentos de mayor tensión desde su creación. El duo Sebastian Galmarini – Teresa Garcia avanzan en el armado de la campaña local de manera paralela sin ninguna consideración sobre el primer candidato que responde a Santiago Cafiero.

La lista de unidad que terminó siendo lista única rompió todo en San Isidro. Es que los malos resultados de las PASO pusieron en riesgo el capital político de Sebastian Galmarini y la decisión del ex senador provincial fue clara: hacer todo lo posible por su concejal, Federico Meca -el 3 de la lista-, ingrese al Concejo Deliberante a como dé lugar.

Para ello la reestructuración de la campaña post PASO marcó otro camino. Galmarini (con el apoyo de Teresa García) avanza en una campaña sin ninguna referencia hacia Mateo Bartolini, el nombre de Cafiero en lo local, y solo se preocupa por instalar a Meca y el Frente Renovador.

Incluso este fin de semana se sumó un capitulo más a la ruptura del Frente de Todos sanisidrense: mientras que Bartolini y Cafiero recorrieron La Cava con funcionarios nacionales, el galmarinismo presentó un nuevo spot de campaña donde aparecen solo la candidata número dos (Celia Sarmiento, quien responde a Teresa Garcia) y el número tres (el mencionado Meca). Sin referencia alguna a Bartolini, sin demostración de su perfil y sin ningun elemento que lo vincule al trabajo local, la nueva comunicación de campaña excluye al titular de FONCAP.

Cabe recordar que semanas atrás, un plenario de la militancia volvió a exponer la compleja situación local: el Frente Renovador se ausentó y adelantó la crisis terminal que podrá explotar el 14 de noviembre.

Mientras el gobierno nacional y provincial atraviesan momentos de complicación, el escenario local no parece atender otra lógica. La historia que comenzó a fines de julio como una foto romántica terminó por concluir como una pelicula de terror. Quedará por ver el caudal electoral de una fuerza que ya disminuyó ocho puntos de una elección a otra y no parece volver a tener volumen en el corto plazo.