ESCANDALO: LA UNIVERISDAD MILITANTE DE POSSE

Hora 60

Entre gallos y medianoches apareció la Universidad Nacional San Isidro (conocida como Scalabrini Ortiz) con el intendente como principal protagonista. Es que tras mantenerla parada durante 4 años, sin sede física y sin alumnos surgió la presentación de carreras, las autoridades de la misma y el plan del 2020, en medio de un escandalo.

Si algo le faltaba al intendente Gustavo Posse era cooptar una Universidad Nacional para hacer política. Y esto es lo que pasó con esta casa de estudios.

Elecciones de autoridades. Lo primero dudosos en el origen del proceso fue la elección de autoridades y la conformación del Consejo Directivo. Sin llamado previo, sin publicación oficial ni nada que se le parezca apareció la hija del intendente, Macarena Posse, en el medio del comicio y celebró, junto a 5 personas, la elección de Adriana Lopez como rectora.

Macarena Posse a la derecha de la imagen, junto a la urna en las dudosas elecciones de la Universidad.

La invasión política. Pero esto no es todo lo que sucedió con la UNSO. Tras esta votación quedaron cubiertas las vacantes y los nombres son insólitos: Mario Posse, hermano del intendente, Walter Carusso, operador judicial del intendente y diputado provincial -como consejeros titulares-, y Tomas Rodriguez, el director de reciclado municipal como integrante del Claustro de Estudiantes-, son los primeros empleados del intendente que cooptaron lugares claves para militar la universidad y dirigirla políticamente.

Destacados. El hermano del intendente y el operador judicial del mismo en el Consejo Superior de la Uni.

Los ¿falsos? alumnos. Para terminar con este escándalo se dibujó totalmente el número de alumnos. Sin edificio, sin página web para inscribirse, sin ningun tipo de información, el municipio inventó la presencia de 600 alumnos que nadie puede explicar de donde salieron. Eso sí, algunos aseguran que el uso de instalaciones del Hospital Central y el CCI Italiano en la sede del ex 20 de Junio en San Isidro era para los ingresantes y asistentes a los cursos municipales, que nada tenían que ver con la Universidad.

Sin lugar a dudas, esta Casa de Estudios genera más dudas que certezas y es un nuevo escándalo de un municipio que bajo la dirección del intendente Gustavo Posse no quiere dejar nada por cooptar: ya lo hizo con medios y su cerco mediático, lo hace con la Justicia local y ahora va por el futuro de los estudiantes y jóvenes que quieren formarse en una Universad Nacional.

Next Post

118 ASAMBLEA PLENARIO DE CONFERENCIA EPISCOPAL

En el inicio de un nuevo período de nuestra democracia, por la cual hemos optado de manera irreversible, queremos caminar con los argentinos para consolidarla cada día más. Pedimos a Dios  que nos ayude para que la senda democrática se traduzca en vida digna, desarrollo integral, trabajo para todos, acceso […]

Suscribite