ENCUESTAS, NUMEROS E IDEOLOGIA

Hora 60

Dos encuestas de diferentes consultores y entidades marcan el termómetro de la Argentina que se viene. Mientras que una plantea un escenario apocalíptico para los jóvenes, la otra demuestra la esperanza de los argentinos con el nuevo presidente. Acá un repaso general de estas dos encuestas que muestran que la grieta va a ser muy dificil de cerrar.

Gran trabajo de Zubán-Cordoba y Focus Market. Tras 1500 casos en los últimos días del mes de noviembre, los encuestadores llegaron a la conclusión que el 40.1 por ciento optó por creer que el país estará mejor, mientras que apenas el 21 por ciento piensa que se estará peor desde el 10 de diciembre. Otro punto destacado de este trabajo tiene que ver con el tiempo que esperan para ver las mejoras: 52.7 por ciento de los ciudadanos encuestados esperará de 6 meses a un año para analizar el trabajo del próximo presidente. En esa línea, Alberto Fernandez parte del 56.7 de imagen positiva y esperanzadora para la conducción del país.

La contracara de la UADE. La Universidad utilizó su Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales para afirmar que más de la mitad de los jovenes de clase media alta se quieren ir del país. En cuanto a números, el 55 por ciento de los encuestados consideró viable irse del país, mientras que el 45 restante no pensó en esta opción: un 20 por ciento lo considera inviable y un 25 por ciento ni siquiera lo consideró. En ese marco, con los que si analizan irse del país se les preguntó por las causas de salida y las mismas derivaron en las crisis económicas recurrentes, mejoras en desarrollo profesional o laboral, cuestiones de seguridad o presión tributaria, entre otras. Lo curioso de este trabajo es que la universidad tomó a jovenes de 32 años promedio de clase media alta de CABA y GBA. Si uno compromete ese sector etario al ultimo desarrollo electoral encontrará que son los mismos que votaron al gobierno saliente los que hoy plantean la posibilidad de emigrar del país.

Sin lugar a dudas que cada uno tomará el trabajo analítico que le parezca. Contraponer esto es una demostración de la Argentina de hoy en la que las aguas siguen caldeadas y las situaciones se tornan cada vez más complicadas. Depende de que lado de la grieto uno se pare verá que hay optimismo en el país o simplemente ganas de irse del mismo.

Next Post

NICOLAS RODRIGUEZ SAA DIPUTADO: RECONOCIMIENTO A LA MILITANCIA

Argentina es un país donde las cosas no se llaman por su nombre. Un ñoqui puede ser diputado, pero no un representante del Pueblo. Un acomodado puede tener la banca, pero no el lugar de una minoría. La rosca no es militancia. Para no perder la esperanza, de vez en […]

Suscribite