EL POST PANDEMIA SERA KIRCHNERISTA O NO SERA NADA

Hora 60

La vuelta a la nueva normalidad que comenzará el próximo 20 de julio tiene una inevitable lectura política. El gobierno nacional empezará a atravesar cambios y la política post pandemia estará marcada por dos situaciones: manejo de cajas y recursos y un nuevo equipo de trabajo que acompañe al presidente.

ANSES y PAMI. Si de cajas y recursos económicos se trata, el kirchnerismo -mediante La Campora- ha sido el primero en elaborar su plan estratégico para lo que se viene por delante, con la firma del diputado Maximo Kirchner. Con los roles de Luana Volnovich en PAMI y Fernanda Raverta en ANSES, la agrupación del hijo de la vicepresidente dispondrá del poder económico y territorial necesario para tener el control de la política una vez finalizada la pandemia. En números, PAMI tiene 38 Unidades de Gestión Local (UGL) y cerca de 600 agencias en todo el país. En lo que a ANSES se refiere, el organismo actualmente tiene 18 millones de beneficiarios (entre todas las prestaciones otorgadas) y cuenta con más de 13 mil trabajadores directos, distribuidos en las más de 300 Unidades de Atención Integral (UDAI) de todo el país.

El caso del ministerio de Desarrollo Social. Articulado con estos dos organismos hay otro espacio de vital importancia para la política: el Ministerio de Desarrollo Social. En esa línea, la idea que se viene por delante es un «ascenso» de Andrés Larroque de la Provincia -cargo que ostenta actualmente- a la cartera nacional. Su vacante en provincia sería ocupada por algún intendente con conocimiento y el que pica en punta es el de Hurlingham, Juan Zabaleta. ¿Daniel Arroyo? Habría llegado a su fin el curso por la cartera nacional.

Los cambios del gabinete. Pero las modificaciones del gabinete no sería solo esta y hay dos lugares que el kirchnerismo ve con prioridad. El ministerio de Economía que dejaría Martin Guzman y la Jefatura de Gabinete que buscarían que ceda Santiago Cafiero. Del primero es sabido que su presencia tiene fecha de vencimiento tras el cierre de la deuda. Mientras que algunos piensan que la negociación no ha sido buena, el ministro culminaría su rol con el canje, más allá de las opiniones de los especialistas. En el caso del segundo, el trabajo de levantamiento de su perfil no alcanzaría para mantenerlo en el lugar e internamente consideran que es «indispensable» oxigenar ese cargo con otro tipo de perfil.

Los nombres que suenan para un nuevo equipo. Pero el cambio del gabinete del gobierno post covid no sería solo en estas áreas. Desde un sector de la coalición gobernante que cree en la necesidad de otros tipos de perfiles. En ese listado aparecen Anibal Fernandez, Jorge Capitanich, Daniel Scioli, Juan Manzur y Sergio Berni, quien ocuparía una cartera nacional y su salida provincial llevaría a la unificación del ministerio de Justicia y Seguridad -quedando a cargo de Julio Alak la supercartera-.

Con esta nueva realidad Argentina se prepara para su vida post pandemia. Con la cuarentena más larga del mundo en este 2020, resurge el poder del kirchnerismo, se consolida el espacio de La Campora y ya se piensa en el futuro de Maximo Kirchner, el gran ideólogo de lo que se viene. Mientras algunos creían que no volvían más -tras las derrotas electorales del 2015 y 2017-, el kirchnerismo demuestra lo contrario: la nueva Argentina será kirchnerista, o no será nada.

Next Post

INSOLITO: EL INTENDENTE DE SAN MARTIN CONTRADICE A LOS INFECTOLOGOS

El intendente de San Martin, Fernando Moreira, dio una conferencia con los medios de prensa y dejó una definición sorprendente al hablar de la situación del coronavirus. «La gran mayoría se contagia en su propia casa», indicó y echó por tierra las teorías de los infectologos sobre la transmisión del […]

Suscribite