EL ENIGMA DEL POSSISMO – Por Ariel Kuiyan

Hora 60

Gustavo Posse puede ser definido como quién mejor lee la política local, ya que tanto él como su padre Melchor tuvieron una mirada táctica de conducción política: primero asegurar el municipio y luego mirar hacia horizontes más lejanos. Cierto es que en el pago chico no les ha ido mal. Desde el año 83 al 19 ganaron todas las elecciones. Tras los ultimos comicios comenzó en San Isidro un cambio político incierto. Sabemos que al día de hoy Gustavo Posse no podrá volver a ser candidato a Intendente y por ende éstos serán los últimos cuatro años al frente de la Intendencia.

En ese armado, el oficialismo sanisidrense supo construir fuertes lazos con las entidades intermedias y coptar cualquier intento díscolo de algún vecinalismo que pudiera gestarse. La coyuntura empujará al jefe vecinal a tender puentes con distintos sectores que participaron con ellos o bien siempre tuvieron ganas de hacerlo. Padre, Hijo y ¿Quién sucede al hijo? Esa es la pregunta que hoy recorre las oficinas de la calle 9 de julio.

¿Cómo asegurar el municipio y dar el salto a un lugar relevante? Fuentes cercanas a este cronista aseguraron que en el 2015 Posse ya tenía la decisión de dejar jugar y apoyar a su histórico amigo/correligionario/socio Carlos Castellano, pero las internas y los rumores palaciegos terminaron debilitando al ex presidente del Condejo Deliberante, generando una ruptura «insalvable» (quizás no sea así).

Hoy sabemos que a la postre hubiera sido un excelente lugar de rosca y decisión política porque posiblemente hubiera recibido la vicegobernación de la Provincia de Buenos Aires, lugar que terminó siendo para Daniel Salvador. El plan obligado para pensar en algo importante a nivel nacional o bien importantísimo a nivel provincial indica obligadamente: LA CONDUCCIÓN DEL RADICALISMO BONAERENSE, para eso tendrá que enfrentarse con Daniel Salvador.

Gustavo Posse necesariamente tendrá que realizar una gimnasia para empezar la construcción y resolver las cuitas internas. Para luego avanzar sobre la mesa de negociaciones de Juntos por el Cambio. Más sabiendo que en política cuatro años pasan volando.

Next Post

¿LLEGA EL MOMENTO DE JORGE MACRI?

Lo que uno te quita, el otro te lo da. En esto no hay colores políticos, tan solo intendentes, gobernadores y presidentes, roles institucionales obligados a convivir. A veces, por la dinámica misma de este extraño país, el reconocimiento llega por donde uno menos lo espera. ¿Será este el caso […]

Suscribite