EL EMPERADOR JULIO CESAR

Hora 60

Zamora ha sido reelecto con el 55 por ciento de los votos en Tigre y en la antesala de su nueva gestión hay algunos puntos importantes para descubrir cómo llegó el peronista a consolidar este camino.

Las diferencias con Malena. A lo largo de su mandato 15-19 el jefe comunal ha atravesado un sinfin de cortocircuitos con el massismo representado por Malena Galmarini. La primera convicción que expresó Zamora en esa sintonía fue recortarle poder con una reestructuración de su secretaría y lograr así controlar a la persona que más poder daño tenía.

Su alianza con el kichnerismo. Si bien es cierto que fue el candidato de Todos, desde comienzo de su mandato fue quien le abrió el juego al kirchnerismo local. Pese a las críticas, Zamora consolidó esa línea y hasta llegó a darle espacio en el Ejecutivo a la fuerza política y sus aliados, en un golpe de timón impensado.

Los zamoristas que surgieron. El paso firme del intendente llevó a romper un paradigma: cómo generar poder propio sin encontrarse con la sombra de Massa entre sus filas. En ese sentido, el jefe comunal logró consolidar en nombres propios como Rodrigo Molinos un nucleo de poder importante.

El cierre de listas. La gran victoria. Sin dudas que la reelección de Zamora fue aquella fatidica noche del 22 de junio de 2019. De boleta corta, coqueteos amarillos e incluso la posibilidad de la interna en el espacio de Todos fueron los condimentos de una situación que terminó de la mejor manera: candidato a intendente y victorioso el pasado 27 de octubre.

Con este enunciado algo sale a la luz. Zamora ha construido su poder, hoy tiene un capital propio, ya no depende de Massa y la holgada victoria le permite una consolidación propia para romper una lógica local: dar con una gestión que deje en el pasado el reconocimiento a Ubietto y la consolidación de Massa, y se pueda convertir en el imperio de Julio Cesar.

Next Post

LOS PORTEÑOS DE VICENTE LOPEZ Y SAN ISIDRO

A la histórica elección de Rodriguez Larreta en Capital Federal (primera vez que no hay segunda vuelta desde la autonomía de la Ciudad) hay una necesidad de sumarle a Vicente Lopez y San Isidro como los bastiones del poder que se viene para Juntos por el Cambio. Si bien existe […]

Suscribite