DISCUSION PENDIENTE: LA PAUTA EN LOS MEDIOS – Por Marcos Chechuyka

Hora 60

Hace unos días, Roberto Navarro evidenció una cuestión central en el ejercicio del periodismo que, muchas veces, se intenta esconder. Pero la pauta es una realidad, los medios masivos la necesitan para ser rentables y los pequeños para sostenerse. Entonces, ¿Qué hacemos con la pauta en los municipios en medio de la crisis?
Para empezar, los medios. Se supone que los somos los beneficiarios de este recurso estatal fundamental para sostener la democracia. Ahora, si las pautas van de los 500 a los 5.000 pesos en promedio, ¿para qué sirve? Está a las claras, si una familia necesita de 70 mil pesos por mes para vivir en el conurbano, un periodista debería cobrar, como mínimo, unas 10 pautas, solo para mantener a su familia (suponiendo que otro integrante también aporte). Entonces, debería cobrar otras 10 para poder pagar servicios, insumos, cubrir viáticos y pensar en invertir para mejorar su producto. Y si soñamos, necesitaría otras 10 para poder generar trabajo y contenido. Pero todos sabemos que no se puede cobrar 30 pautas, porque en este país, cuando uno escribe lo que piensa y siente, algunos de esos 30 se enoja, amontona pagos o, directamente, los cesa. Entonces, la pauta no es un beneficio, ni un derecho, sino un instrumento de sometimiento, un soborno. Muchas veces, humillante y retrogrado, porque sabemos de colegas que tienen que ir a buscar esos mil pesos a un municipio lejano, teniendo que perder medio día en dicha actividad y, a veces, desayunarse con que no van a cobrar.
Y, ¿cuál es el resultado? Un copia y pega, porque eso es lo que puede sostener una pauta así. Copiar y pegar contenido sin leerlo si quiera para corregir las faltas de ortografía, o para diferenciar la nota del otro sitio donde también se pautó. Sitios feos, sin criterio ni generación de contenido ni nada que se le parezca al periodismo, la opinión ni la información.
En segundo lugar y del otro lado, ¿para qué sigue pagando la política a los periodistas locales? Los medios se han multiplicado y personificado, razón por la cual hoy más que pauta se necesita un buen equipo de prensa o, aunque sea uno mediocre, que sepa redactar, filmar, editar y pautar en los grandes medios (Google y Facebook). A lo sumo, un media planner de medio tiempo para conseguir espacios gráficos, no mucho más. ¿Por qué pagar por espacios que el vecino no consume, que no superan las 50 visitas por día? Un negocio chico, de la rosca para la rosca misma.
Cuando la culpa es de todos, no es de nadie. Hay colegas bien intencionados que entran al juego para sobrevivir, hay colegas mal intencionados que entran al juego para continuar con la fantasía y lo nefasto del asunto. Hora 60 entró al juego para generar contenido, para darle lugar a voces sobre muchos temas, no solo para la política. Gracias a ese conjunto de vecinos y políticos (de todos los espacios) que han pasado en estos 4 años hemos sobrevivido a la crisis económica y la mala leche política.
Entonces, ¿Qué hacemos con la pauta en los municipios? Es la pregunta que a nadie le importa responder, porque los medios no somos tan importantes, porque no somos necesarios y, si lo somos, es solo porque los municipios son muy malos comunicando y la política es generosa, porque donde nace un cargo, nace una gacetilla. Y si pago por un servicio en el que ni siquiera se lee lo que se envía, ¿por qué pagaría más? No tiene sentido.
A esta difícil situación se suma hoy la dificultad de la pandemia, en la que los medios se ven todavía más desplazados. Uno, porque no tienen nada que aportar. Dos, porque la política conoce su virtud de buscavida y por eso no los ayudará. Y, en caso de hacerlo, una mano lava la otra y dos lavan la cara.
¿Hasta cuándo durará este círculo vicioso? Dependerá de la voluntad política de los gobiernos actuales y futuros, de la valentía de los que nos compete está interesante actividad, el recambio generacional y las mutaciones que den los medios de comunicación.

Next Post

EXCLUSIVO: SAN MARTIN NO PEDIRA LA AYUDA DEL EJERCITO PARA SUS BARRIOS

Por decisión del intendente, Fernando Moreira, las fuerzas nacionales no estarían en el distrito de San Martin. La resolución fue comunicada al gabinete del Ejecutivo Municipal y el esquema de emergencia local espera un giro de alimentos y dinero de los gobiernos nacionales y provinciales pero no la presencia de […]

Suscribite