DESAPARECE GENTE Y ¿NADIE SE HACE CARGO?

Hora 60

Argentina es un país particular. Los acontecimientos políticos y sociales de esta tierra serán únicos e irrepetibles en el mundo. Para bien y para mal. Sin embargo, la falta de responsabilidad política en temas trascendentales hacen que esa particularidad se transforme muchas veces en tragedia.

La desaparición de Facundo Astudillo Castro desde el 30 de abril demuestra que el país está peor que nunca. La falta de respuesta a este tema es lo que pone en el centro de la escena a una clase política miserable. Es sorprendente ver a las autoridades de seguridad provincial pasearse por canales de televisión hablando efusivamente sobre cómo combatir el delito, opinar sobre la muerte de un delincuente, justificar posiciones ideológicas pero no hacer absolutamente NADA ante la falta de un joven de 22 años. Y si alguien dice que están haciendo cosas por este adolescente hay que avisarle que lo que están haciendo no alcanza. ¿No es raro que el efusivo ministro que le pone el pecho a cada batalla no sepa cómo organizar la búsqueda de un argentino? ¿Qué confianza se le puede tener a un perfil con su inacción se transforma en cómplice de una desaparición?

Sorprende también que la política haga expresiones tan livianas sobre el tema. Un espacio político que ha sido el faro de lucha de desaparecidos y la vuelta a la diginidad por esa lucha hoy está en silencio. Son pocas las voces que preguntan qué pasó con este joven. Los medios afines a esa linea ideológica no hacen una seguimiento incesante de la investigación. Tampoco piden la renuncia de los funcionarios ni interpelan al presidente o gobernador.

Basicamente nadie hace nada con el tema. ¿Porque pasa esto? Por comodidad, por obsecuencia o por desconocimiento. Todos saben que es una tragedia la desaparición de un joven en la Argentina de hoy pero prefieren callar y ser cómplices para no generar tensiones internas. Incluso muchos saben que el final de la pelicula probablemente la convierta en un film de terror.

¿No es una locura? Así como a otro gobierno le tocó padecer la desaparición de una persona, a este oficialismo le toca lo mismo. Sin meterse en las causas y consecuencias de cada episodio, la falta de Facundo Castro demuestra que no son tan distintos: en Argentina desaparece gente y nadie se hace cargo.

Next Post

LA CAIDA DEL ULTIMO SOLDAD DE JULIO NOVO - Por Lucas Prieto*

La noticia del allanamiento a oficinas y fiscalias en torno al armado de causas en la Justicia de San Isidro movió el avispero y un nombre quedó en el centro de la escena: el fiscal Claudio Scapolán, quien fuera el mejor alumno de Julio Novo, el Fiscal General de San […]

Suscribite