CONFIRMADO: CONCLAVE POSSE-CASTELLANO

Hora 60

El intendente de San Isidro y su aliado político se habrían reunido durante el verano. El futuro del radicalismo y la formula en conjunto para San Isidro, en el centro de la escena.

El reencuentro. Hace algunas semanas Carlos Castellano y Gustavo Posse habrían vuelto a encontrarse en privado. La conversación, que se extendió un buen rato, contó con la presencia de un concejal de San Isidro quien ofició de motor del encuentro y logró el tan esperado conclave, incluso acercando la sede para que esto se de en privado.

Lo planteado. El motivo principal del encuentro fue resolver algunas cuestiones políticas futuras. La primera de ella tiene que ver con el radicalismo provincial: las intenciones de Posse de ir por la presidencia del Comité lo acercaron a Castellano -reconocido radical- para sumar su acompañamiento local y provincial. Como si esto fuera poco, tanto Posse como Castellano coincidieron en una realidad para las próximas elecciones: Carlos será el candidato oficial del possismo y su compañera de formula será la hija del intendente, Macarena Posse.

La falsa ruptura. Del 2017 a esta fecha tanto Posse como Castellano jugaron a mantenerse alejados de la realidad política sanisidrense, simulando una pelea y ruptura irreconciliable. En ese contexto, el ex presidente del Concejo Deliberante fue la pieza fundamental para el desarme opositor del 2019. Es que Carlos Castellano terminó siendo la piedra en el zapato de Convocación: no le trajo votos, incorporó un concejal de su riñon (Gabriel Estoroni) y desató serios conflictos internos. Por si esto fuera poco, con la renuncia de Marcos Hilding Ohlsson al espacio y la catarata de denuncias de Ramón Lanus, el ex funcionario de Melchor Posse es claro al hablar de la alianza «no me ató a Convocación» indicó en conversaciones privadas con gente cercana a su armado político. Con los resultados puestos, Castellano cumplió el objetivo del intendente: desarmar a la segunda fuerza en el distrito y dejar desaparramadas consecuencias nefastas para el vecinalismo.

La vuelta al oficialismo. En este escenario y tras la conversación inicial, los protagonistas ya preparan el desembarco de Castellano en las filas municipales. Para eso, el intendente se comprometió a limar asperesas con la resistencia interna, mientras que Castellano se llevó la tarea de alinear a la tropa radical para la elección de este año. Todo sea por el radicalismo y los vecinos de San Isidro.

Next Post

CRECE EL ALBERTISMO EN BUENOS AIRES

A la referencia de San Isidro, con Santiago Cafiero; San Martin, con Gabriel Katopodis, y Hurlingham, con Juan Zabaleta, ¿se suma Tres de Febrero? con un nombre sorpresa ya se empezó a trabajar en el futuro del distrito. La necesidad del Albertismo. Las últimas semanas evidenciaron una imperiosa necesidad de […]

Suscribite