COMO SER POSSISTA Y KIRCHNERISTA EN SIMULTANEO: EL CURIOSO CASO DE JOSE LUIS CASARES

Hora 60

Jose Luis Casares, el hoy referente de la Mesa Política Sindical de Zona Norte, continua profundizando su doble vía en la política: vínculos nacionales y provinciales con el kirchnerismo y el Frente de Todos, y acuerdo político con el intendente de San Isidro y hombre de Juntos por el Cambio, Gustavo Posse, desde su rol en la universidad militante Scalabrini Ortiz.

Con su pasado en la CGT ya enterrado, Casares decidió moverse en política y lograr lo impensado: una convivencia entre el possismo y el kirchnerismo resumido en su extraño perfil. Mientras que desde la Mesa Político Sindical organiza encuentros virtuales con los referentes nacionales del Frente gobernante en Nación y Provincia (próximamente expondrá en una charla de Reforma Judicial que incluye a Teresa Garcia y Rodolfo Tahilade), continua en funciones como secretario en la Universidad Nacional Scalabrini Ortiz, una casa de estudios que surgió con mucha polémica y que forma parte del esquema militante de Gustavo Posse.

En este sentido, cuando las circunstancias lo ameritan Casares se presenta como secretario de Relaciones Institucionales de SADOP Nacional (el gremio de los docentes privados) para lograr una cercanía con el peronismo y kirchnerismo: curiosamente, en su presentación omite su cargo en la Universidad Nacional Scalabrini Ortiz y su vinculo con el espacio universitario del possismo.

Según se supo, Casares habría negociado el cargo directamente con el intendente de San Isidro. En la actualidad, se desempeña como Secretario de Vinculación Tecnológica y Desarrollo Productivo de la Universidad, en una clara confirmación de la cercanía entre ambos nombres.

Esta cuestión despertó alguna incertidumbre sobre el rol de su mujer, la concejal Milena Lamonega, quien podría poner su banca a disposición del possismo en la vida política local, como contraprestación del rol de Casares en la Universidad. Tal como se expresara, la UNSO cuenta entre sus directivos con nombres propios del gabinete municipal, del armado político del intendente e incluso familiares del mismo. En ese escenario, la incorporación de Casares incluiría el acompañamiento de Lamonega para un gobierno que no tiene la mayoría de sus bancas en el Legislativo local.

La convivencia entre el possismo y el kirchnerismo es muy clara, pero ¿cómo logró esto Casares? Con un controlado perfil bajo sobre su acercamiento al possismo, con total reserva de sus charlas con el intendente y sin hacerse eco de las pocas actividades en las que se lo ve en la Universidad, logró que pasara desapercibido su desembarco en la estrategia política de Posse.

Mientras esto sucede, hay que empezar a pensar en otros nombres propios del Frente de Todos de San Isidro que comienzan a seguir la doctrina Casares y ver en la cooperacion y coordinación con el possismo un espacio de comodidad para la política local. Eso sí, mientras esto continue seguirán usufructuando el espacio a nivel provincial y nacional para subirse el precio y hacer los deberes por encargo del intendente.

¿Hará algo la fuerza a nivel local sobre este tema o dejará que el Todos incluya también a los ajenos?

Next Post

DESARROLLO SOCIAL AYUDA A FAMILIAS EVACUADAS EN PUNILLA

El Ministerio de Desarrollo Social llegó este sábado al Valle de La Punilla con asistencia para las víctimas de los incendios forestales que afectan la región. En articulación con la administración provincial y los gobiernos municipales, la cartera que encabeza el ministro Daniel Arroyo envió materiales de construcción, ropa de […]

Suscribite