CALLE, MEMORIA Y UNIDAD EN MOVIMIENTO – Por Nestor Moccia *

Información

Written by:

Cada 24 de marzo es calle y memoria presente. Cada 24 de marzo es un reclamo de justicia por lo que pasó durante la dictadura genocida, pero también por lo que pasa hoy, por las deudas de nuestra democracia. Por eso año tras año las marchas de este día son cada vez más grandes y convocantes.

La bandera del Nunca Más, con la amplitud de su consigna, nos invita a ponernos de pie frente a lo injusto, a lo que mata, a lo que limita o cercena derechos. Decimos Nunca Más 30.000 desaparecidos. Nunca Más al golpismo, al militarismo, a la tortura y a la represión. Pero también reclamamos Nunca Más gatillo fácil, corrupción y entrega de nuestros recursos naturales.

El terror como política de estado entre el ‘76 y el ‘83 tuvo como objetivo dividirnos y quebrar los lazos de solidaridad, por eso el “no te metás” fue casi el lema de aquellos años oscuros. En los ‘90 esa consigna se transformó en el “yo me salvo solo” menemista; y hoy esa idea se ha reconvertido en la “meritocracia” macrista. La meta de esta promoción sistemática del individualismo es evitar que construyamos sueños y proyectos colectivos e instalar la percepción que quienes quedan por fuera del sistema son víctimas de sus propias “incapacidades” y no el resultado inevitable de un modelo económico y social darwinista.

Por eso cada día me convenzo más que cada 24M lejos de “ejercer la memoria”, millones de argentinas y argentinas nos transformamos en memoria colectiva viva que recorre las calles del país no solo por la historia sino también por el presente. Y eso, en los momentos que vivimos, es tremendamente valioso y necesario.

Valioso porque nos pinta como pueblo, en uno de esos raros momentos donde se nos permite ser pueblo y no consumidores, público, números estadísticos o usuarios de redes sociales. Y necesario, porque hoy estamos frente a un gobierno cuyos funcionarios una y otra vez se niegan a reconocer los 30.000, que quiso avanzar en el 2 por 1 para los asesinos del proceso, y que lleva adelante un proyecto económico ruinoso con muchos puntos de contacto con el iniciado por Martínez de Hoz, el ministro de economía del criminal Videla.

Ante esta realidad queda claro que en cada marcha se asoma entre nosotros una rebeldía visceral frente a la injusticia. Esta digna obstinación por pensar una Argentina mejor y más justa, se expresa en la unidad que inunda las calles este día. Unidad que debería ser un ejemplo para muchxs políticxs que no terminan de darse cuenta que solo estrechando filas, podremos decir Nunca Más a Macri y a los que cíclicamente nos llevan por el camino del ajuste perpetuo.

*SOMOS / BARRIOS DE PIE.

Comments are closed.