abril 13, 2021

HORA 60

Lo importante, el contenido

2020: EL AÑO DE LA MISA AUDOVISUAL

El 21 de marzo comenzó el camino de las transmisiones en vivo de las misas de la Parroquia Maria de Caná oficiadas por el Pbro Maximo Jurcinovic. En un proceso que se desarrolló durante dos años anteriores (desde el 2018 que se graban las celebraciones desde el templo) este 2020 arrojó un nuevo desafío: acercar en tiempo real la Palabra en cada misa.

La idea fue siempre presentar las MISAS DESDE CASA como un recurso de acompañamiento en un tiempo de tanta incertidumbre. Probablemente hay veces que haya sido mejor, otras no tanto, pero siempre se desarrolló con el mismo espíritu: llegar a cada hogar que se conectaba a través de cada pantalla.

Por supuesto que no fue fácil. Si bien se obtuvo una constancia durante todas las semanas hay cosas que son importantes resaltar:

En primer lugar, el rol de todos los integrantes de la Comunidad: cada audio enviado con una lectura o un salmo, cada video, cada intención o participación nos exigía devolverle aunque sea un poco de su dedicación. La recopilación para la transmisión en vivo a las 19 horas cada sábado buscaba tangibilizar ese enorme aporte que hacia cada uno.

En segundo lugar, la total libertad para encarar un «servicio» que nunca recibió una crítica ni un comentario negativo. Eso como cualquier cosa que uno haga en la vida siempre es importante y vale la pena resaltarlo.

Y en tercer lugar -y para mi el más importante- el rol del Padre Maxi. Cada emisión de la misa incluyó largas jornadas de trabajo de él quien desde la musicalización, la producción, la recopilación de material y la difusión posterior de la misa estuvo presente en estas intensas semanas que permitieron que cada dispositivo reciba la Palabra. En total fueron 45 encuentros virtuales que Máximo ha capitaneado durante este año.

Estas palabras parecen importantes en esta fecha: hoy hemos logrado que aquellas personas que aun no estén en condiciones de hacerle frente a la pandemia puedan recibir su misa de Nochebuena, en vivo y en simultaneo con la celebración que se hará presencialmente en el Templo.

Este 24 de diciembre completamos el proceso del año. Nos reencontraremos, Dios mediante, en el 2021 para continuar un camino que nunca sabemos donde termina pero si sabemos donde comenzó.

¡Felicidades para todos y siempre agradecidos !